Etiqueta: vida

25. Expediente de Amor

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.” Lucas 10:27

 

Cuenta el Rab Jonathan Rietti una parábola hermosa:

Cuando salía corriendo a tomar el camión para ir a la escuela, un niño de 12 años dejó una nota a su madre donde decía:

libreta4.jpg

La mamá, al encontrar esa carta, pensó que no estaba bien que el hijo la hubiera escrito. Realmente no es correcto que cobre por jugar con sus hermanos o limpiar la basura.

La mamá pensó y se le ocurrió una idea. Tomó esa misma hoja y del otro lado comenzó a escribir:

libreta8.jpg

Cuando llegó el hijo de la escuela, tomó la hoja y leyó lo que escribió su madre, y le dijo con lágrimas en los ojos:

—Está pagado todo.

Esto es algo que puede pasarnos mucho a nosotros. Tal vez pensamos que por hacer actos buenos, ya sean relacionados con Dios, ayudar al compañero, prestar dinero, etc., Dios nos deba algo. Pero realmente no es así. Si queremos conocer cómo sería la carta de Dios, seguramente diría algo así:

libreta9

Moraleja: Debemos cambiar nuestra perspectiva en la vida. Debemos ver todo lo que tenemos y agradecer a Dios por cada detalle, y realmente sentir que todo lo que tenemos es un regalo y no una deuda que Él tiene hacia nosotros. Dios no nos debe nada.

Y respecto de nosotros hacia otros: uno da cuando quiere dar y el otro debería estar agradecido por aquella vez que le dio, aunque esta vez no haya recibido. Es muy fácil creer o querer a alguien mientras te está dando, pero el mérito está en quererlo aunque te diga “no”.

Cuando lleguemos a esa categoría, seremos felices y transmitiremos felicidad.

 

17. Koolulam

 

Koolulam es una Organización musical con fines sociales que se entretiene, a través de un blog como el nuestro, organizando eventos musicales interactivos entre gente sin conocimientos de canto y que no se conocen previamente. Invita a personas de todo el espectro social para hacer una cosa: detener todo durante unas horas para simplemente cantar juntos, todos hermanados a través de una canción que ensayan a distancia, y posteriormente lo pasan a “in vivo” y en directo sin ningún tipo de ensayo general previo.

Primero lo hicieron en el 2017 con 1000 personas, luego en febrero del 2018 el evento en Haifa ya contó con 3000 de personas desconocidas entre ellas y pertenecientes a tres religiones: judía, musulmana y cristiana. El resultado es el vídeo que hemos puesto bajo el título de este post.

En abril de 2018 superaron su propio récord y 12.000 personas (las que comentan y siguen su blog) fueron convocadas, y ensayaron una canción a través de videoconferencias y whatsapp. Intentaron que esas 12000 personas se reunieran en un solo evento y cantaran al unísono, con un cantante llamado Shlomi Shabat y sin ensayo general. En este caso, la canción escogida fue “Al Kol ele” (traducción: “Por todo esto”).

El joven hippilongo y saltimbanqui de los pelos rizados no es tal hippilongo, ni está fumado, es el pequeño genio “ideólogo” de esta iniciativa; el que elige la canción, el que elige el sitio, el momento y el lugar. Es él el que propone el reto. Él, que se resiste a perder la ilusión de crear su propia película de vida en tres idiomas como muestra de Hermandad, simplemente por el hecho de reunirlos para grabarlos mientras cantan y compartir los vídeos después en su Facebook, YouTube y WhatsApp.  El resultado: juzguen por sí mismos. Sin duda un espejo en donde nuestra hermandad puede mirarse… Y también mi espejo, lo confieso.

 

 

 

Unos meses más tarde invitaron a 1000 personas a un evento muy especial. Se trataba de Eid al-Fitr, la festividad que marca el final del mes de Ramadán, durante la cual los musulmanes se dedican al ayuno y a la introspección. En esta ocasión los asistentes judíos, cristianos y musulmanes,  sin importar origen ni credo, cantaron en inglés, hebreo y árabe.

Durante los últimos tres años, Koolulam ha estado alentando a las personas a abandonar sus hogares, a abandonar sus zonas de confort para ir a crear con ellos.

Incluso en esta pandemia, que nos ha planteado una nueva realidad en la que hemos tenido la oportunidad de valorar lo realmente importante, ellos han  aprovechado para, superando los obstáculos, seguir creando  y, gracias a sus esfuerzos, más de 5,000 personas de 66 países han estado cantando juntas.

Como ellos dicen “Donde hay creación, hay esperanza” y, hoy que finaliza el estado de alarma en nuestro país, el vídeo de este último evento parece invitarnos a que no olvidemos que ¡todos estamos juntos en esto!!!

 

 

15. PREGÚNTALE A ALICIA

En 1971, cuando contaba 12 años, en plena vorágine de la droga de moda, en aquel entonces, el LSD y los porros como droga “blanda”, y la heroína como droga devastadoramente dura, surgió un libro anónimo sobre la vida de una chica llamada Alice que a sus 15 años, un mal día, una pésima noche, la invitan a una fiesta donde prueba por primera vez y de forma accidental las drogas. A partir de ahí la chica entra en una espiral de la que no sabe bien por donde escapar.

Lo peor es que, a medida que el libro avanza, el lector va siendo testigo de como la chica se va hundiendo cada vez más en el mundo de la adicción. El título de la edición original, inglesa, Go Ask Alice, fue tomado según cuenta la leyenda Urbana de la época de la canción White Rabbit, que interpretaba el grupo Jefferson Airplain,  que hemos insertado bajo el título de este post.

Hoy recuerdo este libro y el tema de las adicciones porque cuarenta años después, aun a pesar de haber más información, la precocidad de nuestros jóvenes y la búsqueda de cada vez más novedades, sumada a la cada vez más amplia oferta de drogas de diseño, como cocaína, alucinógenos, hongos, ayahuasca, etc, etc, etc, sitúa el asunto en plena vigencia.

Es un libro que recomendamos a la Hermandad con un etiquetado: la mayoría de las veces entrar en una dinámica chunga es relativamente fácil o casual. Sin embargo casi nadie sale.

No creáis que la gente se mete en la droga “a sabiendas”. NO. Lo normal es aceptar una “oferta”, un “¿Por qué no?”, que lo mismo podría haber sido un “¿Por qué si?”. Recuerdo con 16 años el día que llegó la Heroína a la pandilla. La suerte mía fue que yo era el más pequeño del grupo y por tanto  la mascota, por lo que ni me la ofrecieron. Es verdad que no la pedí, pero habría que suponer que, en ese contexto de ser una mascota a la que nadie, ni chicos, ni chicas le daban bola, quizás hubiera aceptado un “¿Por qué no?” para demostrar mi capacitación y mi nivel con la madurez del grupo. Lo cierto es que soy el único superviviente de aquella pandilla, cuarenta años después. Y no creo que sea justo atribuirla a mi “libre albedrío”.

Yo sigo pensando que hay un programa de vida y un “orden” existencial que te empuja (no te guía) hacia la puerta que tienes que atravesar. El libre albedrío sólo está en el modo de transitar, pero no en el resultado final. Como yo suelo decir: siempre hay “otro lado de la historia” que desde este lado nadie puede ver. Lo que desde aquí se ve como un movimiento inteligente, desde el otro lado se ve como lo que es: un automatismo acerca de lo que no va a “ser” y no será, al menos en esta vida, o en esta fase de la vida o en este año.

Tenía un profesor que me explicaba diciendo: “Mira, tus actos e influencias pueden ser como las estrellas del Cielo o como la arena del mar, ambas son numerosas, pero las estrellas son más cualitativas que cuantitativas (se ven sólo las que brillan en la oscuridad y apenas importan las que no vemos), mientras que la arena del mar es “incontable” y visible, y su función, que parece obvia, no lo es tanto. Es impedir que el impulsivo mar invada la Tierra”. ¿Cuál preferirían ser ustedes?

Otra “Alice”, ésta llamada Alice Bailey. Fue la primera persona que divagó sobre este tema ingresando con apenas 35 años, después de separarse de su marido, en la Sociedad Teosófica de Los Ángeles, En EEUU, adscrita a la Logia Teosófica de Pacific Grove. Estamos hablando de 1919, cuando una mujer casi casi tenía que pedir permiso para sacarse el carnet de conducir.

Ser mujer, estar separada, meterse a Masón e ingresar en algo que sonaba a oscurantismo, como la Teosofía, es decir mucho acerca del guión de la vida de esta señora. Luego, cuatro años después, con 39 años, se decepcionó, como lo hacemos todos, cortando sus vínculos con la Sociedad Teosófica; entre otras razones, por la obsesión de los dirigentes de la Sociedad Teosófica de la época con la sumisión y obediencia que, supuestamente, los discípulos les debían a su maestro. El famoso, antiguo y actual tema de la “obediencia debida” a unas siglas, a un partido, una ONG, etc… un verdadero calvario para los “librepensadores”, según lo que escribíamos en entradas anteriores.

Alice Bailey, finalmente encontró su sitio y su lugar, y la Historia la ha etiquetado como una de las pioneras en el tema de las “escrituras guiadas” o también llamadas “canalizaciones”. En el mes de noviembre de 1919, Alice Bailey fue una de las primeras en escribir al dictado de un guía mediante canalizaciones y en ese contexto escribió un libro titulado “Iniciación humana y solar”. Allí dio a conocer la existencia de la jerarquía espiritual, que otra pionera llamada Madame Blavatsky ya había difundido, aunque no de manera ordenada. El libro más conocido de Alice, es uno denominado “Tratado sobre los siete rayos” y comprendido en cinco tomos. Ha pasado a la historia del mundo alternativo espiritualoide por ser la madre de la llamada “La Gran Invocación”, una especie de mantra o rezo que ella afirmó haber recibido de su guía para ser entregado a la humanidad y así acelerar el desarrollo evolutivo humano. Se lo pasamos:

Desde el punto de luz en la mente de Dios,
que afluya luz a las mentes de los hombres, que la luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de amor en el corazón de Dios,
que afluya amor a los corazones de los hombres, que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la voluntad de Dios es conocida,
que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,
el propósito que los maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
que se realice el plan de amor y de luz
y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la luz, el amor y el poder restablezcan el plan en la Tierra.

No deja de ser un deseo. Pero es un deseo limpio, altruista y elevado. Que puede que no lleve a nada, pero honestamente pienso que, puesto a entrar en una espiral de frenesí que no pueda ni dominar ni controlar, casi prefiero los tonos pasteles al negro profundo. No se que pensarán ustedes. Podríamos preguntarle tanto a una como a la otra Alicia para que nos transmitieran su “experiencia” y lección de vida.