FELIZ NAVIDAD TE DESEA LA HERMANDAD

“…Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces…. Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos… Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis…” (Mateo 7)

Hay un concepto que sostiene e identifica a personas capaces de formar parte de atrocidades, aunque ellos aparenten ser  «normales».  ¿Conocéis a alguien?  Ojalá que no. Me estoy refiriendo al reverso de la moneda de los “objetores” de conciencia.

Ellos no objetan su conciencia “individual” porque sólo tienen una conciencia colectiva, ajena a ellos, que les hace sentir  «pequeñas insignificancias “buenas” dentro de un sistema malo». 

Repito: Ellos pertenecen a un “Sistema Malo”, pero creen ser buenos y personas «normales», sólo que, desde fuera, desde la óptica del observador imparcial, forman parte de esa cadena que lleva a cabo actos atroces.

Por esta razón de “ande yo caliente, ríase la gente”, no se consideran culpables de forma individual de un mal colectivo, aunque hayan participado de forma directa o indirecta en él, ya que piensan que sólo obedecían “órdenes de arriba”, o “eran una pieza del sistema” o que “son un efecto colateral” de algo mucho más grande que ellos, que les sobrepasa, y que, al fin y al cabo, ellos son sólo un insignificante diente de la rueda dentada que mueve el sistema.  

Por tanto, ellos no creen tener responsabilidad en una cadena mucho mayor en la que hay otros, por encima, que son los que deben rendir cuentas y dar explicaciones. Los jefes sí, pero ellos no.

Yo, a estas personas, les llamo “la cofradía de los autómatas de corazón de piedra”,  pero  una tal Hannah Arendt, una filósofa que presumía ser, como todo filósofo que se precie, una “observadora laica y objetiva”,  lo denominó la “Banalidad del Mal” porque este tipo de personas hablan de que tal o cual cosa es un “mal menor”, como si el “mal”  tuviese tamaño, como si la “oscuridad” tuviese “tallas”  o  como si la “mentira tuviese piedad”.

Por eso, en una reflexión anterior que editaba en mi Facebook, distinguíamos entre la  “mala gente” y la “gente mala”.  Allí hablábamos de la mala gente. Aquí de la “gente mala”, refiriéndome a esa mayoría silenciosa con cara de “Heidi”  que “solo obedecen” sin reflexionar sobre las consecuencias de trivializar las actuaciones propias que, sumadas, llevan al mal final, a la oscuridad total, a la noche negra oscura del Alma del Mundo.

Hannah Arendt era una filósofa al uso, a la que le tocó “filosofear” de forma objetiva  un  11 de abril de 1961 en el juicio a  Adolf Eichmann, el «arquitecto del holocausto», el nazi que favoreció, propició y permitió la muerte y el sufrimiento atroz de seis millones largos de personas.

Eichmann no se sentía culpable ni responsable de semejante horror, porque Él se veía a sí mismo inocente, y así se declaró, porque Él hacía su trabajo, nada más. No pensaba, no planificaba, no construía. «Mi cometido era sólo de técnico de transportes», dijo para defenderse.

Entonces, Hannah Arendt cruzó su propia línea roja intelectual y sacudió al mundo reflexionando, y haciéndole reflexionar, sobre el papel de la responsabilidad individual en los actos de cada ciudadano, no existiendo una responsabilidad «colectiva» o una «maldad intrínseca», sino que el “todo” es la suma de las partes.

Y si de la gente mala escribía yo que alguien dijo “Padre perdónalos porque son unos ignorantes, que no saben lo que hacen”,  con los hijos de “Heidi” solo cabe decir eso de:

“…No me dejes (A MÍ) caer en la tentación de ser como ellos… Y  líbranos (A TODOS) del Mal.”

Rogamos al lector que, en esta Nochebuena, nos regale una palabra para que, JUNTOS, entre todos, podamos completar la frase final de este texto:

Feliz Navidad a todos los Hombres de buena voluntad. Todo lo mejor: Salud que es Luz, Amor que es Alegría y ……

2 comentarios sobre “FELIZ NAVIDAD TE DESEA LA HERMANDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s