40. EL ADN DEL MUNDO

Todos sabemos que el ADN es el material hereditario que llevamos los seres vivos. El ADN es una molécula grande formada por dos cadenas  en forma de una especie de escalera retorcida que se llama doble hélice. Cada mitad de ADN sirve como patrón para la formación de una nueva mitad de la molécula de ADN.  No es necesario explicar que el color de ojos de una persona es la expresión codificada de su genética y que es posible que un niño haya sacado los ojos azules-verdosos de una bisabuela suya, aun a pesar de que ambos padres tengan los ojos negros azabache.

Pero, para la física cuántica (la versión laica del conocimiento) y para la Cabalá (la versión mística religiosa), este tipo de material secuenciado no sólo es patrimonio de los seres vivos, sino que incluye a todo lo existente en este plano: mineral, vegetal y animal. Obviamente parece una exageración, pero  la Cabalá hace referencia a cuatro niveles de entendimiento de nuestra realidad que ya hemos mencionado en anteriores entradas:

1.- lo literal o manifiesto: es lo que aparentemente somos. Un Hombr@, un “Ser” Humano que esconde un animal totémico, y éste a su vez esconde una sensibilidad “vegetal” que “viste” una “estructura” mineral que es el andamiaje de unos elementos primordiales (el Fuego, el Agua, el Aire y el polvo). Ellos, a su vez, son el sedimento de una energía llamada Qi, que, a su vez, es la densificación de un fotón de luz-información, que, a su vez, no es más que un destello de la Luz primigenia.

2.- lo insinuativo, o sugerente o imaginativo: en donde la realidad oculta de cada uno se expresa, o se insinúa, dentro de la realidad literal. De tal manera que, para que esta realidad aparezca, debe “ocultarse” la anterior realidad.

3.- lo metafórico o simbólico: la imagen integral de lo que vemos es la “cualidad” de lo que vemos. Una imagen que nos permite ver qué parte de la realidad que vemos es la que se está expresando y qué parte se ha ocultado para que, lo que vemos, se haya hecho manifiesto . Esta cualidad, o “foto de nuestro perfil” tal cual la ponemos en nuestro Whatsapp, está integrada por “nuestro estado” o “tema”, nuestra capacidad o “don” y nuestra “tendencia” o dinámica; es decir, lo que necesitamos “vivenciar” para poder desarrollar nuestra consciencia hasta nuestra máxima capacidad. Eso es el “Tikun”.

4.- y la esencia oculta de lo que vemos. Es decir, el código fuente, en donde todo se interconecta como las hojas de las ramas de un árbol y, a su vez, donde las ramas del árbol convergen en un solo tronco que, a su vez, está enraizado en una misma “tierra”. Allí se encuentra el “ADN del mundo

Es, quizás, por ello que aparece este consejo en el Deuteronomio 32: 7 de la Biblia:

Vale decir, quizás, que debemos “mirar hacia atrás, tirar del ovillo desde la realidad explícita y manifiesta hasta llegar a entrar en el orden implicado y, de ahí, llegar hasta la misma raíz de la propia existencia. Y, sólo así, uno podrá entender por qué enfermamos y morimos, y por qué sufrimos y friccionamos y nos desgastamos, como lo hacemos mientras con-vivimos. Como dice Jorge Drexler en la canción: Yo no soy de aquí… pero tú, tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s