37. SIENTO QUE YA LLEGÓ LA HORA…

 Lo contaminado que es lo “no puro”

“Orandum est ut sit mens sāna in corpore sānō”

“Se debe orar a los dioses que nos concedan una mente sana en un cuerpo sano”.

En entradas anteriores hemos sobrevolado los conceptos “luz”, “oscuridad”, la “verdad” y la “mentira”. La tercera escala del conocimiento es la  discriminación entre lo “contaminado” y lo “puro”, y para ello, es necesario repasar el concepto de “reencarnación”. 

Aunque podría parecer que creo en la “Reencarnación” tras la muerte, como una hoja de ruta evolutiva espiritual que nos vaya procurando la mejora continua de nuestra esencia adquiriendo cada vez más cualidades y sublimando cada vez más nuestros defectos, no es así, ya que la reencarnación es un concepto budista que se me queda corto a la hora de rellenar todas las lagunas de mi intelecto, a la hora de entender “el misterio” de la vida. 

El concepto en el que me muevo es una extensión de la reencarnación llamado Metempsicosis, que promulga que nuestra esencia pasa a través del reino mineral, luego vegetal, luego animal, para acabar hospedándose en un “parlante” que se supone somos nosotros. De hecho, existe un Homeópata genial llamado Sankaran que sostiene que nosotros como seres humanos tenemos aún ciertos vestigios en nuestro espíritu “vital” de esos tres reinos mineral, vegetal y animal.  

Efectivamente la piedra angular del “método Sankaran” es la clasificación de los medicamentos en los reinos “mineral”, “vegetal” y “animal”, donde cada reino se relaciona con un determinado grupo de “sensaciones vitales”. Los remedios vegetales se utilizan para las personas que tienen “sensaciones vitales” que pertenecen al grupo de la “sensibilidad“, los remedios de origen animal se utilizan para los que tienen ‘sensaciones vitales” que pertenecen al grupo de los” instintos de supervivencia”, y los remedios minerales para la “conciencia estructural”. 

“Siento que me desmorono” sería una expresión de una sensación “mineral”, “siento que me marchito” lo sería de un reino vegetal, “tengo ganas de entrar como un elefante en una cacharrería y destrozarlo todo” sería una expresión de un resentir del reino animal. Y, “Siento que ya llegó la hora”, es una expresión 100% bien de abandono, bien de desapego, de despedida o de muerte, que responde a la conciencia de un “parlante” que es capaz de expresar el darse cuenta y la aceptación de la partida. La rendición.

Evidentemente, existen muchos medicamentos que no pueden  ser incluidos en ningún reino particular, como por ejemplo el Petroleum (que es un mineral, sin embargo es producto de la desintegración de la materia animal y vegetal debajo de los yacimientos oceánicos) y el  Acetic acid (también un mineral, pero preparado a partir de productos vegetales) y así muchos matices … Si. 

Es verdad, que la clasificación de las medicinas sobre la base de los “reinos”, y su asignación de ciertas “sensaciones a nivel mental”, es totalmente anticientífica e ilógica, pero… a mi me ha funcionado, al menos un 80-90% de las veces, para descubrir o entender “que le está pasando al paciente”.

Le damos una vuelta de tuerca más: existen autoridades académicas en este campo que sostienen que mantendríamos, cada uno de nosotros, una “Fuerza Vital” que nos mantiene vivos y sanos, y que tiene una fórmula personal e intransferible integrada por la memoria  de un determinado Mineral, una determinada especie del reino vegetal y lo mismo respecto a un elemento adscrito al reino animal, en unas determinadas proporciones para esa persona. Digamos que una persona es, a nivel de su Fuerza Vital, “Carbón 87, Pino 10, Sepia 3”.

Según esta teoría, que yo no desdeño en absoluto, esta fórmula, C87P10S3, sería el standard de pureza de un paciente concreto. 

Bien, si esa persona por los avatares de la vida se dejase invadir por la memoria de “Helecho” (que es otro Vegetal), este “Helecho” iría parasitando cada vez más al elemento “Pino”, y la persona iría perdiendo el Bienestar y la salud, ya que la conciencia del individuo “sabe” que esa esencia actual está contaminada y por tanto es ajena a él, hasta llegar a perder la salud de tal modo que cuando, por la razón que sea, el elemento parasitario “Helecho”  se hace predominante, el organismo activaría un “botón de autodestrucción” que llevaría a la muerte programada del paciente.

Es decir, de acuerdo con esta teoría, la “estructura” de la persona, proporciona la sensación básica de los  “minerales”, la “sensibilidad” que es la sensación básica de las “plantas” y la capacidad de “supervivencia” que es la sensación básica de los “animales”. La toma de consciencia, o el darse cuenta de algo, sería propia de un “animal parlante” capaz de expresar su “descubrimiento trascendente”. En base a esto cada persona nacida en nuestro mundo lo hace con su propia Fuerza Vital. De ahí la enorme importancia que da cualquier escuela médica no sólo a escuchar al paciente, sino a “hacerle hablar”.

Aplicado a nuestro dia a dia, los CELOS serían una “sensación vital” del “REINO ANIMAL”, y la  FALTA DE CONFIANZA EN SÍ MISMO sería una sensación vital de la “conciencia estructural”, que es una cualidad MINERAL y la VULNERABILIDAD por ejemplo sería del Reino VEGETAL. 

Conclusión: al margen de que sea verdad o mentira la teoría de Sankaran, lo que quiero poner sobre el tapete es la enorme importancia de la individualidad de cada paciente, de cada persona, de cada ser vivo y la enorme importancia que tiene el mantenerse puro en “Su esencia”, que a su vez es su “Espíritu”. 

Mientras reflexionamos al respecto déjense llevar por la letra de esta maravillosa canción que escuché por primera vez con 12 años.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s