34. EL DILUVIO QUE VIENE

Un 4 de Noviembre de hace un montón de años, comenzó el famoso “diluvio” Universal, que tampoco era Universal, pero sí que posiblemente afectó a una gran mayoría de la población de aquella época. Cuarenta días con sus cuarenta noches parecen indicarnos que el mundo en ese acontecimiento padeció su primera “cuarentena”. 

La tradición enseña que, tras el diluvio (tras la cuarentena), la gente del lugar siguió con su hábitos y forma de vivir como antes del diluvio, ignorando que la muerte no había dejado de controlar sus vidas. Tanto era que no  querían cambiar su forma de vida, que idearon la maravillosa idea de la Torre de Babel. Eso sí que fue una gran idea. Amparándose en la ciencia, ingeniería y arquitectura de la época, que era mucha, seguro que llegaban “arriba” y le decían a “Dios” cuatro “cositas”.

Hoy en día, muchos rabinos y líderes espirituales de todo el mundo tratan de despertarnos del estado “dormido” en el que nos encontramos para que escarbemos en la Biblia (La Torah) y abramos los ojos; pero la mayoría de la gente está ocupada con las pequeñas cosas de su pequeño mundo, corriendo tras la comodidad material y los placeres físicos. 

Las relaciones sexuales están sobredimensionadas y tampoco son las adecuadas en forma y fondo, el mundo esta 100% erotizado. Cada tres palabras o imágenes de una película tiene una alusión explicita al sexo, a la infidelidad o a la violencia.  Esto “oxida” y ensucia el canal que atrae la luz a nuestro mundo. A su vez, esta corrupción “oscurece” el mundo porque interrumpe el flujo de la luz y la fuerza de la vida, debilitándonos. El mundo entonces empobrece, como así está ocurriendo.

Si te fijas, florecen los pedófilos y la trata de mujeres, especialmente entre aquellos con recursos monetarios e influencias que, a su vez, pueden comprar y esclavizar pedófilos. Ellos tienen el poder y los medios para esclavizar y lo hacen. Podrían usar esos recursos para algo mejor y más útil, pero, en su discernimiento, ellos optan libremente por la primera opción. Y es que, el lado oscuro (el mal) crece y le encanta esclavizar al lado bueno trayéndonos el caos que vemos ahora esparcirse por todo el mundo.

Leemos en (Génesis 11: 4)

“וַיֹּאמְרוּ הָבָה נִבְנֶה לָּנוּ עִיר וּמִגְדָּל וְרֹאשׁוֹ בַשָּׁמַיִם וְנַעֲשֶׂה לָּנוּ שֵׁם פֶּן נָפוּץ עַל פְּנֵי כָל הָאָרֶץ ”

“Ellos dijeron: Ahora pues, construiremos para nosotros mismos una ciudad, y una torre cuya cúspide llegará al cielo, y haremos un nombre para nosotros, de lo contrario seremos esparcidos, otra vez, por toda la tierra ”.

La gente de aquella generación tenía el poder de hacer conexiones espirituales elevadas para realizar actos “milagrosos”. No en vano, llevaban sólo 10 generaciones en la Tierra, y el recuerdo del Abuelo Adan y la abuela Eva todavía estaba en sus álbumes de fotos. Así que, decidieron, tras la debacle del diluvio, controlar todo el sistema espiritual de los mundos de arriba para sus propios beneficios, desconectarse de Dios y evitar que se metiera en los asuntos humanos. 

Igual pasa, más o menos, en nuestra generación con la guerra entre dos polos, dos formas de pensar, sentir y actuar (es obvio que está en marcha). El lado oscuro, mientras tanto, crea separación entre las personas usando todo tipo de tácticas. La que mejor se le da es “divide y vencerás”. Sin entrar en detalles, echa un vistazo a la política. Gobernantes y gobernados de cualquier nivel y en cualquier país (salvo honrosas excepciones), cada vez hay más partidos políticos, más opciones y más dificultad de ponerse de acuerdo… en democracia. 

Por ello, ante esta realidad, lo mejor es enfocarse en las herramientas espirituales para atraer más luz al mundo, e iluminar la oscuridad e integrarla porque acabar con ella no está en nuestras manos. No importa dónde vivan en el mundo, que cumplan con su deber civil, sean  buenos ciudadanos y voten sólo por aquellos que son honestos en su intención de servir a la gente, aunque vaya en contra de sus intereses u opiniones. Mejor un Honesto equivocado o perdido que un malvado inteligente.

Sobre todo, asegúrense de que crean, o, al menos, teman a Dios o estén convencidos de que, tarde o temprano, en el mundo “el que la hace la paga” y sean capaces de declarar su fe con honestidad. Y, por supuesto, huyan de aquellos que “van dando clase de derechos humanos” y “quieren vuestro bien y el del mundo”. Es mosqueante y mareante, y parece más lobo que cordero, pero no somos, al menos en teoría, tan niños ni tan crédulos.

Para evitar la futura “inundación” y el diluvio de juicios que está por venir, siga la luz que vislumbre en su duerme-vela, y haga el bien, evitando lo negativo y el sufrimiento de otros,  juegue o no en su equipo, le caiga bien o mal, conecte o no con ellos. Recuerde: juzgar a alguien es partir de la base que usted, como juez, está en un escalón superior al juzgado. Así que, encárguese sólo de que su vela no se apague y deje correr al mundo, que ya sabrá el dueño del mundo lo que tenga que hacer. Ya llegará un “Arca” si tiene que llegar, y hemos sido meritorios, y si no, pues es que no éramos tan buenos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s