30. PRECISAMENTE AHORA…

Desde la década de los setenta, hemos estado oyendo hablar de la Era de Acuario como una nueva era ilusionante de 2148 años que estaba por venir, dominada por una nueva forma de Humanidad, una nueva forma de entender el Amor, una nueva forma de gestionar el Conocimiento y una nueva forma de prosperidad. Existían varias teorías sobre cuál es su fecha de inicio. Pero hasta ahora nadie supo nunca argumentar con la suficiente precisión y credibilidad cuándo se produciría  el cambio de Era exactamente. Y mira por donde, resulta que es precisamente ahora que estamos entrando en la dichosa era de acuario.

Como ocurre con todos los cambios de eventos, es verdad que éstos no suelen iniciarse de forma brusca (¿o si?), sino que suele existir una etapa de transición entre la Era anterior, la de Piscis (desde el año cero hasta el pasado 24 de Junio) y la actual Era de Acuario, que suele ser exactamente, a decir de los astrólogos, de 180 años de duración. 

Estamos en los inicios de esta fase de transición, la cual comenzó insidiosamente en la primavera de este  2020  para instalarse de facto cuando comience el  2021, extendiéndose, siempre según los astrólogos, hasta el próximo año 2200. Si te fijas bien, estamos casi todos de acuerdo que desde el inicio de la Pandemia “ya nada será como antes” y hablamos de la “nueva normalidad” porque se han iniciado una serie de cambios en nuestra forma de vida que nadie duda  que darán lugar a algo desconocido por nosotros tanto en salud como en economía, como en nuestra forma de vivir y de relacionarnos.  

En el idioma castellano “acuario” es un receptáculo, que sirve para que vivan los peces. Se supone que contiene litros de agua, aunque también puede estar vacío y no albergar “nada”.

Poco antes del año cero, en el 120 a.C.,  saltábamos de la Era de Aries a la Era de Piscis, y tras 2148 años volveremos a cambiar de Era. Un cambio de Era supone un giro radical en la esencia del paradigma en el que nos movemos. De buenas a primeras,  abandonamos la vibración imperante del quantum de luz dominante durante estos 2.148 años anteriores y empezamos  a vibrar de otra manera

Obviamente, la adaptación para la Humanidad de una Era a otra lleva, como ya hemos dicho, un tiempo de 180 años, porque es necesario un periodo de transición que consiste en una especie de fase de duelo del ciclo que muere y de paralela adaptación al nuevo ciclo que empieza. 

El hecho es que, a finales de este año 2020  y principios del 2021, Júpiter y Saturno estarán en conjunción durante los primeros grados de Acuario; en el 2080 volverán a conjuntarse en Acuario, de la misma manera que lo harán a finales de 2139 y principios de 2140; y, entre finales de 2199 y principios de 2200, Júpiter y Saturno conjuntan en los últimos grados de Acuario y cruzan juntos a Piscis… y así durante 2148 años.

No está de más que, para hacernos una idea de lo que puede suceder en la Era de Acuario, recordemos primero las características de la Era que está terminando, la era de Piscis. Como ocurría cuando íbamos al colegio, no conviene pasar de curso sin haber aprobado el curso anterior. Así que, como Humanidad, difícilmente entraremos de pie en la Era de Acuario si aún no supimos entender, asimilar e integrar la esencia de la Era anterior. Los ejes sobre los que basculaba nuestra era han sido:

  1. El sentido del sacrificio y del sufrimiento como forma de amor.
  2. La estructura patriarcal como autoridad verticalista apoyado en un ”líder”.
  3. La necesidad de ”sacar”  nuestra individualidad, nuestra pasión, nuestra identidad y nuestro yo respecto a lo global, la masa y la sociedad. 
  4. Y, por último, el subyugamiento a toda costa de la “naturaleza”.

Para la Cabalá,  Acuario  es un cántaro de agua,  en hebreo dlí, término que comparte raíz con el verbo lidlot, que alude al acto de extraer agua de las profundidades. Llevar a la superficie lo que está oculto, tapado, sellado. O, lo que es lo mismo, transformar la potencia en acto. O, lo que es lo mismo, revelar lo que no se ve en “visible”  ¿Les suena?

De igual modo, la raíz hebrea dlí (cántaro de agua) comparte raíz con el término dal (necesitado, hombre carente en grado extremo) y se refiere específicamente a la persona cuya necesidad no está al alcance de su mano, sino en un lugar muy lejano o profundo y que para lograr alcanzar lo buscado debe lidlot: esforzarse en extraer el objeto preciado. 

Se da precisamente el hecho curioso que desde que terminó el mes de febrero-marzo pasado, que coincidió con Acuario, dos semanas después comenzó el estado de alarma en todo el mundo, el confinamiento y todo lo que ustedes saben porque lo han vivido y padecido.

La Cabalá deduce que en el “universo”  existe un “lugar” en el cielo llamado Acuario — “cántaro” — que se vuelca hacia la Tierra una vez al año cuando el zodiaco alcanza la constelación de Acuario.  Sin embargo, el profeta Isaías  dice en el capítulo 40:15 algo sorprendente: 

15 He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cántaro, y como menudo polvo en las balanzas ….

Vale decir que el cántaro, dependiendo de las circunstancias de cada año, no está siempre lleno de agua sino que, a veces, tiene “una gota” de agua y el resto es polvo…. Y la Cabalá deduce que, para que el cántaro esté lleno de agua, es necesario “aprender“, en hebreo “melamed”, porque esta palabra alude a la letra Lamed ל , que a su vez está formada por tres letras VaV ( ו) que es la letra que representa la conexión entre el cielo y la tierra, y enseña que aquello que se aprende (melamed) de los Maestros, los compañeros y también de los discípulos son las tres letras ( ו) de la ל .

Lo que se aprende de los maestros es la ( ו) de arriba vertical, lo que se aprende de los compañeros que son nuestros iguales, es la ( ו) horizontal de la ל y lo que se aprende de los discípulos viene a ser la ( ו) inferior de la ל. La letra ל tiene un valor de 30 y la palabra hebrea reservada para agua מים suma 90, 40+10+40 es decir 3 veces 30, tres veces ל, tres veces “estudiar”, melamed, aprender con los que saben más que nosotros, con los que son como nosotros y con los que conocen menos que nosotros.

Sólo nosotros, a través del estudio de la mística de lo que somos y del concepto de “hermandad” y de “colectividad”, por encima incluso del de sociedad, podemos ir llenando tacita a tacita el cántaro (el dli, el acuario) de agua. 

Precisamente ahora comenzará el “volcado” de ese cántaro del acuario. Sólo quedan unos pequeños flecos que obviamente desconocemos, pero no hay que ser muy inteligente para suponer que el “corona”-virus,  un pequeño acontecimiento que viene de la corona del universo, la sefirá de Keter, llamado corona, adscrita  al mundo más superior existente, hará volcar el cántaro para unos con una gota de agua y polvo; para otros con un auténtico “flujo” de agua “superior”, con la información y todo lo necesario para la “nueva“ era. 

Mientras esto llega, el mundo está confuso, los gobiernos no atinan, los científicos trabajan deprisa en una vacuna contrarreloj. Detrás de la enfermedad y de la muerte, viene la hambruna, revueltas, agitaciones y un enorme tráfico de informaciones, opiniones, fakes, “picos” de verdad alternativas,  reacciones de “censores” opresores, etc… 

No hay que olvidar que unas de las acepciones de dli, era DaL”  una carencia y una pobreza extrema de algo que creemos que nos sobra, la espiritualidad. Quizás por eso hayamos estado confinados en casa pensando, evitando la contaminación de las ideas del vecino, del compañero de trabajo, de los lobbys… y ordenando nuestras prioridades: 

  1. Una mejor manera de “amar”.
  2. Una devaluación del concepto líder y del patriarcado.
  3. Una generosidad sobre el colectivo y la solidaridad sacrificando egos.
  4. La aparición de la robótica y la relación de los humanos con ella que hará el trabajo para que nosotros ¿Estudiemos? O …
  5. El verdadero cuidado y mimo de la naturaleza y un exquisito culto a lo ecológico en todos los órdenes de la vida.
  6. Y que sea “ahora”……o al menos, pronto.

La frase en la foto bajo el título de esta entrada está sacada de una preciosa canción de David de Maria… David por la era de Aries y Maria por la de Piscis que ya se fue.

No habrá rincones en nuestras  almas pa’ las dudas
Ni habrá en nuestras noches oscuridad
No habrá reflejos de amargura en nuestra forma de amar
y  juntitos volveremos  a soñar en algo realmente elevado

2 comentarios sobre “30. PRECISAMENTE AHORA…

  1. Buenos días!!! Era el texto que necesitaba leer. Lo releo y estudio. Faro. Ayer estuve 2 horas llamado para contar cuentos. Algunas personas quedaban impactadas, en silencio … Otras se quejaban porque sus hijos no las visitaban … O llamaban. Algunas agradecían y sonreían!!! Personas de 3 a 78 años …

    Fue intenso. ¿Y los mayores que no tienen a nadie ? Seguimos interesadas en llamar desde la biblioteca ARROYO DE LA MIEL (Benalmádena) a personas de residencias.

    Que tengas buena semana !

    Enviado desde mi iPhone

    Le gusta a 1 persona

  2. No entiendo muy bien acerca de las letras en hebreo. Lo hemos tocado siempre por encima y lo encuentro muy complejo… pero si he entendido la relación entre los cambios de fases y los periodos de adaptación. Es muy simbólico el hecho de que haya convergido con el pasado eatado de alarma. Lo más preocupante para mí es la realidad de que en estas circunstancias acucia el vacío espiritual, y se ve muy fácil y muy a menudo. Yo no me siento vacía espiritualmente hablando pero a veces me desconecto…. saludos a todos/as y que sea un buen día.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s