26. EL DÍA QUE NACÍ YO

El pasado 15 de Abril escribimos en  Nosolounblog un post sobre los nacidos en Miércoles y muchos lectores me pidieron una ampliación sobre los nacidos en el resto de la semana. Y aquí estamos.

Como ya expusimos entonces, el Universo no contempla el concepto de “azar” ni tampoco permite la existencia del “error”. Parafraseando a Einstein: “Dios no juega a los dados” ni se equivoca, sino que todo sigue una dinámica “causa-efecto” que redunda para bien o para mal en nosotros.

Otra característica definitoria del Universo es ser tremendamente respetuoso con su Jerarquía de antigüedad que para él es un grado. Para el Universo, aquello que ya existía antes de la propia Creación es jerárquicamente superior a aquello que se hizo el día 1 de la Creación y, a su vez, éste es jerárquicamente superior a lo nacido el día 2 y así sucesivamente.

Por esta misma razón, nada es casual. Nacer o morir en un determinado día, o en un determinado momento del día o de la noche. De hecho, una de las diferencias existentes entre los que van por libre de forma individual y los que están del lado de la Santidad estriba precisamente en la gestión del pre-determinismo.

Las acciones producidas por los humanos generan una dinámica “astral” que predestina al resto de las naciones, mientras que el Alma que está en el lado de la Santidad dispone de alguna herramienta en su software que le permite poderse sobreelevar por encima de las influencias “astrales”.

Esa sería, a priori, una posible interpretación de la famosa frase sobre el personaje de José, el vendido por sus hermanos, aquel que resistió los avances de la mujer de su Jefe, Zulaida, y del cual el Génesis escribe: “Un Hijo fructífero es Joseph, fructífero por encima del ojo”. La expresión “por encima del ojo” puede ser una alusión velada a lo que existe más allá de lo que se ve del Cielo: es decir, los astros.

También sabemos, por los escritos herméticos, que todo lo que existe en nuestro mundo depende de un ángel, o intermediario “de luz”, que interactúa sobre ello y lo hace crecer, detener o involucionar. También sabemos, por el Sefer Yetzirá, que el Mundo fue creado por las 22 letras del alfabeto hebreo y, de ellas, el mundo físico mediante las siete letras dobles, que son las causantes de la ley del “siete” sobre la que se asienta el mundo físico, incluidos los días de la semana.

De este modo, aquellas personas que nacen el día DOMINGO están mediatizados por el “Hágase la LUZ” del día 1 de la Creación, por lo que estas personas tienen tendencia a ser cordiales, luminosas, incapaces de guardar secretos; son libros abiertos que deben aprender la discreción, y a manejar el EGO de saberse el Sol de su entorno y de ser la “sonrisa y la luz” del Universo. Su Ángel cuidador es el ángel RaFael.

El Lunes es el día en que se creó la dualidad al tener Dios que separar las aguas… en dos. La palabra Lunes proviene de “lunático”, de la dualidad. Las dos caras que tiene la luna y los nacidos en él tienen tendencia a “destruir” para volver a construir, instalados en la discusión; pues, en el día dos, se tuvieron que separar las aguas para quedar divididas en aguas superiores e inferiores. Por eso, el día 2 es el único día del Génesis en el que no se dice sobre él “y fue bueno”. Las personas nacidas en lunes son personas que guardan muy bien los secretos, pues disponen de una “cara oculta”, una cara “B” propia de la dualidad. El Ángel que lo regula es GabrieL.

Los nacidos en Martes están creados por medio de la letra DaleT, que creó el planeta Marte, el cual influye en la “vegetación”, que fue creada en el día tres. Suelen tener al Ángel de la muerte de su parte, pues ellos están influenciados por el planeta rojo que les hace algo más sangrientos que sus hermanos, aunque ello no implique que sea para mal. Pueden ser asesinos, o pueden ser cirujanos, o carniceros…

Y los nacidos en miércoles, ya lo decíamos en aquel post, son personas que brillan en la oscuridad tal como el Sol, la Luna y las estrellas que alumbran la noche. El Ángel que lo mediatiza es MiJAEL. Son las personas “entendidas” que son capaces de “ver” y hacer ver en la oscuridad.

Los nacidos en Jueves lo hacen adscritos al Ángel ZidKiel, que fue el que hizo Júpiter, y rige el día que fueron creados las aves, por lo que las personas nacidas en Jueves “vuelan alto” y son amantes de la libertad.

Los nacidos en Viernes, están adscritos al Angel HAniEL y a la letra PE, que significa en hebreo “Boca”, en alusión al día que fue creado el HOMBRE, el único que, además de tener boca, la usa para expresar sus ideas, por lo que suelen ser algo pedantes, presumidos y tendientes por un lado al estudio de la verdad; pero, por otro lado, les tiran las pasiones bajas de todo animal. Tal cual ocurrió con su ancestro Adam y/o Eva. Ellos erraron en la “comida” y en la sexualidad (Eva fue seducida por la serpiente en un asunto de manzanas que prometía ser muy apetitoso). Las personas nacidas en viernes son personas que, instalados en la dignidad Humana, tienen problemas para escapar de la tentación de una agradable y sutil “oferta”.

El Arcángel Haniel, se encuentra incluido en la reducida lista de los siete arcángeles que forman la corte celestial. Vehiculiza la gracia de Dios, la alegría y el amor. Rige sobre Venus, que es el “lucero del Alba”. De este modo, al igual que el lucero del Alba es el lucero del amanecer, así el Viernes es el lucero del Shabat de los judíos donde les está prohibido trabajar.

Y por último, los nacidos en Sábado están bajo la influencia de Saturno/Shabat y de su ángel Kafsiel. Aquellos que nacen en Shabat muy probablemente morirán en Shabat. Su prosperidad estará asegurada para facilitarle que guarden el Shabat y no tengan que trabajar. Además, son personas que en el aspecto negativo son “ociosas” y, si escapan de la influencia del Shabat, caen bajo la influencia de Saturno, un planeta frío y seco. Frío como la muerte y seco como la pobreza.

“Qafsiel / Caziel”, significa “velocidad de Dios”. Es probable que Shabat sea el regalo de Dios a su colectividad de Israel como presente por ser capaz de contrarrestar a Saturno. Saturno es al Shabat como Bilam es a Moisés.

Son extremos de una dualidad extrema que Dios pone para contrarrestar algo negativo como, en el segundo caso, equilibrar y darle algo igualmente poderoso en potencia al resto de las naciones paganas. El Ángel Qafsiel es conocido por simplemente observar, contemplar cómo se desarrollan los eventos del cosmos con poca interferencia. En el misticismo judío, Cassiel está asociado con el planeta Saturno y la dirección norte. Nosotros, por tanto, buscaremos el Shabat y el Sur. Él es el controlador del karma y del tiempo. Por ello, se dice que Shabat es un “palacio” en el Tiempo. Este ángel es “Atemporal y por ello Kafziel “no trabaja”, sino que “contempla y se considera un observador, más que un hacedor. Por eso dicen de él que es el ángel de la soledad y de las lágrimas, y que preside la muerte de los reyes. Como el Rey David, José, el interpretador de sueños y muchos actores importantes de la vida… Dentro vídeo

Un comentario sobre “26. EL DÍA QUE NACÍ YO

  1. Me ha cautivado enormemente este escrito y me encantaría saber más, dicho de otra forma, entenderlo mejor. Cuánta mística… y qué pobres aquellos que tan solo con por el nombre Dios huyen despavoridos. Hay mucho más que el ojo humano no alcanza a ver. Y, como me dice mi Dr Salama, todo permanece: el aire está aunque no se ve.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s