19. ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

“La tienda está abierta, el vendedor está ahí y deja fiado, pero el libro está abierto y la mano escribe todo lo que el cliente se lleva. Y finalmente los acreedores te buscan para que pagues aquello que te llevaste fiado.”

(Tratado de Abbot. Ética de los Padres Cap.3, Mishna 16. Talmud Torah)

Hay cosas que ocurren aquí que también ocurren en otro plano, y viceversa, porque cuando una persona reza ¿A dónde van los rezos? ¿Qué lugar los recoge? ¿Quién te los lleva, los vehicula, los deposita en el cielo? ¿Qué hacen con tu rezo? Y si otros han rezado por ti y para ti, y si el decreto no se puede cambiar… ¿A dónde va el rezo que tú hiciste o el que por ti hicieron? 

A veces es complicado entender el guión de nuestras vidas. Y mucho más asimilar si todo aquello que hacemos, y la razón por la que lo hacemos, tiene alguna trascendencia en lo que vemos y en el mundo invisible que no vemos.

Recuerdo las enseñanzas de mis maestros acerca de, por ejemplo, la Estrella de David: un triángulo hacia arriba interpuesto sobre un triángulo hacia abajo y en el centro un espacio común: Tal cual es arriba, así es abajo y nosotros somos la conexión entre lo divino y lo terrenal. Visto así, puedo comprender frases tales como “Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo” o expresiones de bendiciones como “Que seas querido en la Tierra y amado en el cielo”

Si fuésemos capaces de imaginar que en el mundo de lo invisible nos miran y nos juzgan sobre lo que sabemos hacer, para qué y al servicio de quién o qué lo hacemos; podemos imaginar el ruido que hay arriba cuando lo que haces es realmente sorprendente. Si lo explicáramos a modo más terrenal, podemos imaginar que, como en el programa Gran Hermano, somos observados y la gente de fuera opina y “nos nomina”.

Un ejemplo que ilustra esto es el caso de Melody Gardot, que fue capaz de coger un excelente original, la canción “Somewhere Over The Rainbow” con la que abrimos este post, y hacer una versión con esencia propia, elevándola tanto que el público celestial tuvo que decir wow!! Será por eso que aquí, en la tierra, decimos que fulanita (una tipa terreral) se ha convertido en una “estrella” (algo celestial).

Melody, al principio de su actuación decía que si intentas reproducir o copiar una canción nunca le harías justicia, porque “Somewhere Over The Rainbow” empezaba y terminaba con Judy Garland y, añadía, “La única razón para interpretar una canción es para, realmente, ponerle tu sello y hacerla tuya”.

Su interpretación es tan elevada como la de Judy Garland porque, para empezar, la cantante sólo intenta darle ese toque personal. No hay vanidad. Es una aportación tan humilde que consigue el mismo efecto que en el caso de la original.

Nunca se puede mejorar lo que ha sido tocado por el cielo, y hay canciones que lo han sido. Sólo se puede hacer una nueva versión igualmente iluminada cuando, como hizo esta intérprete, le pones un poco de tu “alma única” de forma que multiplicas la luz de la original que, de esa manera, podrá llegar a otros corazones  que han sido “codificados culturalmente”  en otros contextos históricos, gracias a un efecto de familiaridad con esos nuevos elementos aportados en la versión.

Les dejamos con Melody, esta mujer coja y ciega, única y trascendente, derrotada pero sosteniendo su vela con una frágil aunque afinada voz llena de colores y emoción que se transmiten sutilmente por la melodía y la letra de cada canción.

Disfruten de lo que se puede hacer con un Don. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s